lunes, 8 de diciembre de 2014

CARTA AL DIRECTOR DEL DIARIO MONTAÑÉS


PLUMEROS, PLUMEROS Y MÁS PLUMEROS:



Hace ya bastante tiempo que vengo quejándome de esta situación, pero hasta ahora no me había decidido a compartir mi opinión respecto al tema.

Soy un chaval de 15 años que resido en Santander, y como muchos otros jóvenes que viven a las afueras, me desplazo todos los días al instituto en coche  por la S-20, y me resultaría muy extraño, si algún día me encuentro que los plumeros que llevo viendo desde que soy un niño hubieran desaparecido. 

Quizá sea un impaciente, o quizá  le esté dando demasiada importancia, pero no estaría mal que por
una vez, se dejase de especular respecto a lo que se debería hacer y de verdad se interesaran en acabar
con esta planta, que lo único que está haciendo es deteriorar la imagen que tiene el resto de España sobre Cantabría, que si por algo se caracteriza es por sus preciosos paisajes teñidos de verde.

Actualmente Cantabria es la Comunidad Autónoma que cuenta con el mayor número de plumeros, el cuál seguirá creciendo si no se llevan a cabo acciones más en profundidad y con una continuidad, ya que no sirve de nada quitar 5 plumeros hoy, y que mañana vuelvan a salir.

                                                                                          Javier González Gómez

domingo, 23 de noviembre de 2014

Don Juan Tenorio "Terrorífico": Lo que en verdad sucedió.

PARTE II   ACTO II


ESCENA I (Parte final)


DON JUAN, CENTELLAS y AVELLANEDA sentados a la mesa, acompañados del sirviente de Don Juan, CIUTTI.

Don Juan ha invitado a Centellas y Avellaneda, así como al fallecido Comendador a una cena en su casa. En el momento del brindis en honor de Don Gonzalo.....


CENTELLAS: Brindemos a su memoria, y dejemos de pensar en él.

DON JUAN: Que así sea.

CENTELLAS: Brindemos.

AVELLANEDA Y DON JUAN: Brindemos.

CENTELLAS: Que Dios le dé su gloria.

DON JUAN: Aunque no creo que haya más gloria que esta mortal, brindaré por complaceros: ¡Que                       Dios te dé la gloria, Comendador!

(Mientras beben, se escuchan unos golpes que provienen de la puerta de la calle.)

DON JUAN: ¿Qué ha sido eso?

CIUTTI: Alguien llama a la puerta señor, iré a ver.

(Ciutti se asoma por la ventana, mientras la luna comienza a tomar un tono rojizo y el cielo a oscurecer.)

CIUTTI: No veo a nadie señor, ¿Quién anda ahí? Nadie responde.

CENTELAS: Algún gracioso.

DON JUAN: Pues cierra la ventana y trae más licor.

(De nuevo se escucha un golpe aún más fuerte, y empieza a llover.)

CIUTTI: Han llamado otra vez señor.

DON JUAN: Vuelve a mirar.

CIUTTI: (Con cara de haber visto al mismísimo diablo) No hay nadie, señor.

DON JUAN: ¡Pues como se trate de un bromista me encargaré de que esta sea su última broma! Y                         cierra la ventana, no vaya a ser que entre un asesino y te coja. (Con tono burlesco.)
                      Prosigamos pues con la cena.

(Tras cerrar la ventana, se comenzaron a escuchar risas y carcajadas que provenían de entre las sombras.)

CENTELLAS: No será una broma, ¿Verdad?

DON JUAN: ¡Juro por Dios, que no tengo nada que ver con esto!

(De pronto, una ráfaga de aire abrió la ventana y apagó los candelabros. La habitación se quedó a oscuras y un frío sepulcral invadió el corazón de los allí presentes.)

AVELLANEDA: (Pálido e inmóvil.) ¡Es el Comendador, que ha venido a vengarse!

DON JUAN: ¡Tonterías! Ciutti, enciende los candelabros, ¡Rápido!

CIUTTI: (Aterrado) Sí, señor.

ESCENA II (Parte inicial)


Tras encender la luz de los candelabros,  a Don Juan y a todos los allí presentes se les detiene el corazón y se les nublan los sentidos al observar como empieza a gotear sangre del techo y las paredes.


CENTELLAS: ¡Oh Dios mío!

DON JUAN: Teníais razón, ¡Es el Comendador que ha venido a por mí!

(Justo en ese momento, un murciélago entra en la habitación.)

AVELLANEDA: Creo que ya va siendo hora de que nos vayamos, no queremos que la cólera de Don                          Gonzalo caiga sobre nosotros también.

CIUTTI: ¡Lo siento señor, pero yo digo lo mismo!

(Justo en eso momento el murciélago se va transformando poco a poco en un hombre de cabello blanco y tez pálida, con dos largos y afilados colmillos.)

DON JUAN, CENTELLAS y AVELLANEDA: ¡Don Gonzalo!

DON GONZALO: Así es, he venido para hacerte pagar por todos tus pecados de una vez por todas.

(En ese momento, Centellas, Avellaneda y Ciutti se desploman y caen inconscientes al suelo.)

DON JUAN: ¡Ni tú ni nadie podrán acabar conmigo!

DON GONZALO: ¡No eres más que un necio, ciego de poder y mujeres! Ojalá en tu próxima vida,                                comprendas que no eres más que un simple mortal.

(Don Juan desenfunda su pistola y dispara al Comendador, sin efecto alguno.)

DON GONZALO: Ha llegado tu hora.

(Don Gonzalo toma el cuello de Don Juan y le succiona el alma, convirtiéndolo en un montón de polvo. Después, el Comendador desaparece como por arte de magia, mientras el resto de los presentes se despiertan.)

CENTELLAS: ¿Qué ha sucedido?

AVELLANEDA: Al parecer, el Comendador ha cumplido su venganza. Ha acabado con Don Juan.



                                                                                         Javier González Gómez   4ºB











viernes, 3 de octubre de 2014

AUTORRETRATO LINGÜÍSTICO

Desde que nací, he vivido en Santander, un entorno monolingüe, donde únicamente se habla el castellano. Sinceramente, no recuerdo muy bien a que edad comencé a hablar, lo único que se, es que dije mi primera palabra con aproximadamente 10 meses. Aunque parezca increíble, mis padres no se acuerdan de cuál fue mi primera palabra (posiblemente sería "papa" o "mama"). Una vez comencé a hablar con fluidez, no paré.

Respecto a lo que a mi infancia se refiere no recuerdo mucho, aunque hay algo que me es imposible olvidar, y que incluso tras 13 años, aun mis padres me lo recuerdan: la palabra "de pronto". Me hacía un lío y pronunciaba "derrepronto", mezcla entre "de pronto" y "de repente". Y hay otra palabra que tampoco podre olvidar, el termino "parida", sinónimo de tontería, que descubrí en primero de primaria por accidente, mirando en el inolvidable diccionario "María Moliner", y que en ocasiones aun empleo, al igual que muchos de mis amigos que estaban aquel día en clase. 

Más adelante, con aproximadamente 8 años, descubrí el significado de numerosas palabras de origen cántabro que hasta el momento desconocía, como por ejemplo "a cuchus" que quiere decir a hombros, la expresión "darse un cole", haciendo referencia a darse un baño rápido, o "pindio" en vez de empinado.

Nunca fui fan de la lectura, y he de admitir que no me vendría nada mal leer un libro de vez en cuando. Aunque si cabe resaltar mi amor hacía los cómics, de los cuáles tendré como unos 100 o más (Mortadelo y Filemon, Asterix y Obelix...)
Mi familia siempre me ha considerado una persona muy habladora, cosa que a mi parecer, no les molestaba. A todos menos a mi hermano, quien desde que empece a hablar no me soportaba, ya que no paraba de, como yo solía decir, "darle la chapa".
Casi toda mi familia se encuentra aquí, en Cantabria, exceptuando a mi tía abuela, dos de mis tíos y sus hijos (mis primos). Ellos viven en bélgica, donde hablan Francés, Ingles, Flamenco y, por supuesto, Español. Personalmente no me puedo imaginar como pueden ser capaces de hablar 4 lenguas! 

Mi primer contacto con otra lengua que no fuera el castellano fue con 3 años al empezar el colegio, con el Inglés. Actualmente estudió ingles como la mayoría de mis compañeros, dos veces a la semana en una academia (a parte de en el colegió). Mas tarde y debido al ímpetu de mi familia, mas en especial de mi tía, decidí comenzar a estudiar Francés. Fue una decisión de la cual no me arrepiento, ya que desde el primer momento me encantó. Además posee una gramática y un léxico similar al español (lo cuál resulta muy sencillo de estudiar).

No estoy muy seguro de que es lo que voy a hacer en el futuro, pero de lo que estoy seguro es de la importancia que tiene el saber idiomas. Por ese motivo tengo pensado continuar mis estudios de inglés y de francés. Ademas quien sabe, quizás dentro de un par de años me vea estudiando italiano, o chino mandarín.
                                                            

                                                                                                  Javier González Gómez 4ºB